MSF denuncia

En la última década, se han sumado seis nuevos antígenos a los seis que se incluían en el paquete básico de vacunas. Sin embargo, el precio, lejos de multiplicarse por dos… ¡se ha multiplicado por 68!

Una de las vacunas más caras es la del neomococo, que cuesta 18 €: por eso, desde MSF reclamamos a los laboratorios farmacéuticos Pfizer y GlaxoSmithKline (GSK) que reduzcan su precio a 4,5 €, el precio de la versión genérica india que estará disponible en pocos años.

¿Sabías que ...

...los almacenes en terreno son a veces un simple cobertizo? Para asegurar la cadena de frío de las vacunas, es imprescindible disponer de cámaras frigoríficas o refrigeradores. Tener corriente eléctrica puede parecer algo evidente, pero no siempre lo es en los sitios donde trabajamos. Por eso hemos empezado a usar neveras con paneles solares en algunos centros de salud de República Democrática del Congo.

¡Todo un reto logístico!

MSF Denuncia

Algunas vacunas pueden ser seguras fuera de la cadena de frío durante cierto tiempo, bajo la llamada cadena de temperatura controlada (CTC). MSF reclama a las farmacéuticas más transparencia en la información relativa a la conservación de algunas vacunas, y más investigación sobre su eficacia fuera de la cadena de frío.

¿Sabías que ...

...más de 20 millones de niños se quedan sin vacunar cada año? Es como si no hubiéramos vacunado a ni uno solo de los niños nacidos en España en los últimos 35 años. Por culpa de esta brecha, las enfermedades prevenibles mediante vacuna matan a 1,5 millones de niños al año en el mundo: unos 4.100 niños al día.

Los equipos de MSF suministramos millones de vacunas cada año. Con tu ayuda podremos poner muchas más.

MSF pide

Si las vacunas fueran líquidos de administración oral, o pudieran administrarse por vía cutánea (mediante parches), llegarían a un número mucho mayor de personas. Administrar vacunas inyectables requiere de personal cualificado y, además, utilizarlas cuando ya se ha declarado un brote epidémico es sumamente complicado. Urge la investigación y desarrollo de más vacunas que no necesiten agujas para su administración.

Reconocemos que resulta caro desarrollar herramientas mejor adaptadas, pero también sabemos que responder a un brote epidémico es aún más caro.

MSF denuncia

La administración de algunas vacunas requiere varias dosis y varios meses para obtener la protección completa del niño. Esta periodicidad no supone ningún problema en países como el nuestro, pero puede convertirse en un gran obstáculo en países donde las familias pueden vivir muy lejos del centro de salud, en zonas aisladas a kilómetros de distancia por carreteras que suelen estar en mal estado, o donde la violencia les impide desplazarse.

Desde MSF pedimos a la Organización Mundial de la Salud calendarios de vacunación más simples para asegurar el máximo de cobertura.